Image Map

¡Aprende a mirar en 5 clicks!

23 de noviembre de 2015

'La imagen es la proyección de la personalidad del fotógrafo. Por eso, en nuestro trabajo no existe la competencia'.

Esta frase de Cartier-Bresson resume el tema del post de hoy. Pertenece al libro Ver es un todo. Entrevistas y conversaciones 1951-1988.
Hace unos días, preguntaba a mis seguidores qué temas les gustaría ver en el blog. El que más me llamó la atención fue el que propuso Beatriz, de Your Lovely Party: aprender a mirar.
Según la RAE, mirar es dirigir la vista hacia algo y fijar la atención en ello. 
Cuando empecé, recuerdo que siempre disparaba a lo general: paisajes, calles, personas...
Luego, veía fotos fantásticas de grandes a los que admiraba y pensaba...¿por qué no consigo captar esto o aquéllo?, ¿dónde está el fallo?.
Ahí estaba el problema, aún no había aprendido a mirar (que no es lo mismo que ver).
La verdadera belleza de las cosas o personas está en los pequeños detalles y para llegar a captarlos, aparte de hacer miles de fotos, es necesario:

1. Conocer la técnica.
Aunque después te permitas el lujo de romper las reglas, debes tener una base que te sirva de orientación a la hora de hacer la toma e incluso te ayude a comprender el trabajo de los demás.
2. Pasión.
¿Qué sientes cuando te enamoras? Mariposas en el estómago, nerviosismo, insomnio, ilusión, predisposición para el sacrificio (si no, que me lo digan a mí la primera noche que salí con Juan subida a unos tacones de 15 cm.) Pues cuando sientes verdadero amor por la fotografía es lo mismo.
Si quieres saber si estás realmente infectado del 'virus', haz la prueba: si prefieres dormir antes que madrugar para fotografiar un amanecer, es que realmente no estás enamorad@;)
Cuando estás absolutamente entregad@ a la causa, tu cámara pasa a ser una extensión de tu brazo y, casi siempre, va contigo.
3. Serenidad.
La fotografía te ayuda a mejorar como persona. Cuando miras el mundo a través del objetivo, todo se vuelve más bonito. Te olvidas de problemas, haces fotos mentalmente mientras vas por la calle (aunque la cámara no vaya contigo) y eso te ayuda a distraerte o evadirte de lo cotidiano que, a veces, es algo feo, ¿verdad?.
4. Valorar la belleza.
La belleza es algo muy subjetivo. Un cuerpo bonito para mí puede no serlo para ti. Por eso, decía Cartier-Bresson que no existe competencia en fotografía, porque cada mirada es un mundo. Todos sumamos miles de experiencias vividas y, quieras o no, lo transmitimos en nuestras fotos, ya sean de objetos o personas. En definitiva, cada uno transmite su personalidad.
5. Ir más allá.
¡No te conformes con lo que ves! ¡Busca, agáchate, tírate al suelo, súbete a una escalera! Profundiza, no te quedes en la superficie. Ya verás cómo te alegras de haberlo hecho, no por mostrar al mundo tus fotos sino por tu propia satisfacción de conseguir cosas diferentes.

Y qué mejor ocasión para ilustrar este post que las fotos de otoño del botánico de Madrid. Si te fijas, hay fotos desde muy diferentes ángulos y me he ido fijando en los pequeños detalles que han ido dejando las hojas caídas.
Fotografía de paisajes Click and Dream Madrid
Fotografía de paisajes Click and Dream Madrid
Fotografía de paisajes Click and Dream Madrid
Fotografía de paisajes Click and Dream Madrid
¡Hasta el lunes que viene!