Image Map

Cómo hacer una sesión infantil y no morir en el intento

29 de junio de 2015

Lo reconozco, los niños me torean (o, al menos, mis sobrinos lo hacen). Cada vez que vuelvo de una sesión infantil exhausta y empapada en sudor como la de hoy, me pregunto cómo conseguirán los fotógrafos de moda infantil que los niños posen con esa serenidad y dulzura que caracteriza este tipo de trabajos. Empiezo a dudar si serán niños o muñecos, la verdad, así que, por favor, si algun@ de vosotros sabe cuál es el truco, le ruego me escriba un mail y me lo explique. Help! I need somebody! :))

En esta ocasión, llegamos a la playa sobre las 20.00 h. considerando que era la hora adecuada para que  la marabunta veraniega hubiese desaparecido pero no fue así, parece que la crisis mantiene al personal en las playas hasta ultimísima hora, con lo cual las posibilidades de campo de visión se reducían si no quería que saliera el tenderete de nuestros vecinos de orilla.
La zona, una de las más bonitas de Marbella,  tiene un chiringuito que el año pasado tenía un público...digamos chic, pero este año el ambiente era algo extraño (por decirlo de alguna manera), con lo cual se mezclaban los que iban pescar a la caída de la tarde con los del chiringuito supuestamente pijo que ya no lo es, con los tenderetes y las sandías y con...¡mis sobris!, Manuel, María e Inés.

Pobrecitos míos, con lo monos que iban, cómo desentonaban entre tanto ambiente festivo-playero-de-fin-de-semana.
Llevábamos la ropita preparada para vestirlos allí y que no se arrugaran por el camino, pero...¡ay, Dios mío!, nada más llegar se metieron en el agua y aquélla ropita mona e impoluta empezó a convertirse en...sin comentarios....
El atrezzo iba organizado en diferentes bolsas y aprovecharon los momentos en los que paraba a medir la luz, para colocarse las cosas tal y como ellos decidieron. Llevaba hasta chuches para el posible chantaje del momento 'estoy harto'... pero fue todo caótico, así que, una vez más, había que aprovechar el momento y, sobre todo, la luz...qué bonita, qué suave y qué preciosidad de fotos a la caída de la tarde.
Al fin y al cabo, lo importante es que los niños se diviertan y disfruten, ¿no? Pues yo creo que de eso se hartaron, la verdad.
Espero que te gusten y lo hayas pasado bien con el relato de los hechos:
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella

fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella
fotografía infantil Marbella